domingo, 22 de enero de 2012

Masajes Eroticos

Masajes eróticos
Si en el masaje en general el objetivo es eliminar tensión muscular o readecuar el cuerpo que, por esfuerzos físicos, psicológicos o sociales se ha desequilibrado, en los masajes eróticos se trata de desequilibrar a la persona para que surja el deseo de ir a más en la búsqueda de placer.
Si el masaje en general se da sobre el músculo, el masaje erótico se da sobre los sentidos, y especialmente, sobre las terminaciones nerviosas de la piel.
Uno de los objetivos principales del masaje erótico es proporcionar la oportunidad de descubrir que es lo que le causa placer a tu pareja y con ello provocar un acercamiento en la pareja. Por lo tanto debe hacerse con la mente abierta por completo. Al realizar masajes eróticos, nos sorprenderemos al sentirnos tan excitados cuando nos acarician ciertas partes de nuestro cuerpo y descubriremos partes nuestras que ni remotamente habíamos considerado eróticas.
Un masaje erótico debe ser un acto satisfactorio en sí mismo (tanto si acaba en orgasmo como si no). Es un acto del que algunas parejas disfrutan de modo especial, puesto que es una oportunidad para que uno se concentre en el hecho de dar y el otro de recibir, y no en dar y recibir simultáneamente, tal como ocurre en el coito u otros actos. Es una manera muy buena para que los dos miembros de la pareja se exciten uno al otro y prolonguen la intimidad.
El masaje es, en especial, importante para las mujeres ya que tiene un efecto igual a la producida por un beso, una caricia u otras formas de juego previo. Este efecto permite que se incrementen las hormonas sexuales femeninas responsables de la excitación y preparación de su cuerpo para el coito.
También ayuda a los hombres que tienen dificultades con la erección o con problemas de impotencia.
Quizá la primera vez cueste un poco que ambos os relajéis, pero con algo de práctica podéis lograr dar los masajes con la intensidad adecuada y dar lugar a experiencias más placenteras y sensuales.
El masaje erótico posee una triple dimensión:
1. Es el preámbulo ideal para la búsqueda del orgasmo mediante el coito.
2. Sirve como relación completa en si misma, llevando a la pareja a gozar en una dimensión desconocida o tal vez olvidada.
3. Es una terapia sexual en sí misma. Ayuda al tratamiento de la eyaculación precoz, coordinado con otros tratamientos.
Puedes encontrar mucha más información sobre masajes eróticos en el siguiente enlace: Masajes eróticos.
Se advierte que esta página incluye contenido erótico. Debes ser mayor de edad en tu país para poder entrar en ella
¿Cómo hacer masajes sexuales?
El masaje es quizá la mejor y más sencilla forma de relajar el cuerpo. Establece una profunda comunicación entre los cuerpos de las personas, respondiendo así a la necesidad más básica de las relaciones interpersonales como es el intercambio de afecto.
El ambiente debe ser relajante y distendido, con iluminación suave, temperatura cálida y sonido ambiental sin estridencias. Ambos participantes deben estar totalmente desnudos y haber establecido una unión sentimental aunque no sea imprescindible que lo consideren amor.
El comienzo es suave y aumenta progresivamente en intensidad, presión y frecuencia. Puede aplicarse con las manos, los dedos, los labios o incluso con todo el cuerpo, y es imprescindible que se disponga de suficiente tiempo para permitir un acercamiento relajado y sin presiones.
El masaje sexual debe establecer un equilibrio entre los dos lados del cuerpo, evitando que la estimulación de uno de ellos deje al otro a la espera de su parte. De lo contrario, el cerebro recibe una señal diferente de las dos mitades del cuerpo.
El petting
El término petting define la práctica sexual que persigue la estimulación sexual sin coito. De esta forma se practican diferentes técnicas como los besos, la mutua masturbación, las caricias, el sexo oral, etc. excepto la introducción del pene en la vagina.La mayor difusión del petting vino en los años setenta como consecuencia de los estudios que Masters y Johnson desarrollaron sobre la aplicación de esta técnica en disfunciones sexuales como la anorgasmia, el vaginismo y la frigidez.
En la actualidad ha cobrado un nuevo auge como prevención del SIDA y otras enfermedades venéreas.
La mujer no requiere una estimulación sexual tan directa y centrada en los órganos genitales, la extensión de sus zonas erógenas es mayor y su imaginación es más amplia, por lo que este tipo de técnicas le resultan muy agradables.
En cambio el hombre tiene menos paciencia y una urgencia pélvica que le predispone menos a relaciones sin penetración. En cualquier caso, este tipo de relaciones no deben ser aceptadas siempre como aconsejables.
El petting debe interpretarse como una forma más de placer, sin suponer una negación de las ventajas del coito ni un escape para evitar afrontar las represiones y los miedos ante la pérdida de la virginidad o la penetración

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada